Advertisement
Listen to the Show 24/7
LIVE: Mon-Fri, Noon-3PM, ET
Call 877-243-7776 email Email Dennis
Zip Recruiter
Trinity Law School

A Letter from a Republican to Hispanics – Spanish

El que escribe es un americano preocupado y compasivo que a la vez es Republicano. Mis ideas no representan a todo americano; eso sería imposible. Pero considero que los siguientes párrafos representan la mayoría de los sentimientos de mis compatriotas.

Primero un mensaje para aquellos que están aquí ilegalmente:

Le sorprenderá saber que la mayoría de los Americanos, yo incluido, haríamos lo mismo que usted, si nos viéramos en su situación.

Si yo viviera en un país pobre con gobernantes en su gran mayoría corruptos, un país en el cual tuviese muy pocas esperanzas de lograr una mejor vida para mi familia y mis hijos, y no pudiese conseguir entrada legal al país mas libre en el mundo, la nación mas afluente, el país donde la gente de cualquier parte del mundo encuentra más oportunidades, yo haría cualquier cosa por entrar a ese país ilegalmente.

México y muchos otros países de Centro y Sudamérica son lugares en donde su gente solo encuentra desesperación. América ofrece esperanza a todo aquel que quiere trabajar duro. ¿Quién no entendería los motivos de aquellos individuos, particularmente un padre o una madre, sin ningún otro recurso, que sienten la necesidad de viajar a los Estados Unidos, de preferencia legalmente, o incluso ilegalmente de ser necesario? Ahora que he aclarado que millones de nosotros entendemos sus motivos y no los culpamos moralmente por entrar ilegalmente a América, le pido que usted también trate de entender nuestras razones.

Ningún país del mundo puede permitir la inmigración ilimitada. Si América abriera sus fronteras a todos los que desean vivir aquí, cientos de millones de gente vendrían. Eso significaría el fin de los Estados Unidos a nivel económico y cultural.

Si usted es de México, debe reconocer que la forma en que son tratados los inmigrantes ilegales del sur de la frontera en México es mucho más dura que la manera en que mi país trata a los inmigrantes ilegales. El sentido común le hará comprender que no podemos hacernos cargo de todos ustedes en nuestros sistemas médicos, educativos y penales, así como en otras instituciones. Aunque paguen bastantes impuestos de venta, la mayor parte de los inmigrantes ilegales son una carga económica y social para los estados en donde viven.

Sí, muchos de ustedes son también una bendición. Muchos de ustedes cuidan a nuestros niños y se hacen cargo de nuestros hogares. Otros preparan nuestros alimentos y realizan todo tipo de trabajo esencial para nuestra sociedad. Lo reconocemos. Como individuos, la gran mayoría de ustedes son gente trabajadora, responsable y decente.

Sin embargo esto no responde la pregunta: ¿Cuánta gente puede este país permitir entrar?

En el momento que usted se haga esa pregunta, se dará cuenta de que la preocupación de los americanos sobre la inmigración ilegal, no tiene nada que ver con “racismo” o sentimientos negativos en contra de los Latinos.

Quien le diga que es racismo o xenofobia le est mintiendo, por razones políticas o ideológicas. En su trato diario con la gente americana, usted puede darse cuenta de que la mayoría de nosotros los tratamos con la dignidad y respeto que todo ser humano merece. Sus vidas cotidianas son el mejor ejemplo en contra de las acusaciones de racismo o intolerancia. Eso es sencillamente una terrible mentira; por favor no lo crea, usted sabe que no es cierto.

Los Demócratas actuarán como sus defensores diciéndole que la oposición a su presencia aquí se basa en racismo. Eso no es verdad. En su corazón usted sabe que ha venido al lugar menos racista de la tierra. A la gran mayoría de nosotros no nos importa si su nombre es González o Jones. Por eso hay un 50 por ciento de probabilidades de que el hijo de un inmigrante Latino termine casándose con un americano no Latino.

Otra cosa: Muchos de ustedes desean regresar a sus países de origen. Esto es comprensible, puesto que la mayoría no viene a convertirse en americano, sino solo en busca de ganar dinero para mantener a sus familias y luego regresar a casa y vivir una mejor existencia. Pero aunque esto sea lógico a nivel individual, debe comprender que al tener millones de personas entre nosotros, que no sienten lealtad alguna a nuestro país y que no desean integrarse a nuestra sociedad, es un grave problema. Pinselo, usted sentiría lo mismo por gente que llegara a su país a ganar dinero y utilizar sus recursos médicos, sociales, educativos y otros servicios, pagados por la gente de ese país.

También es un problema moral. Hay muchísima gente en todo el mundo que quiere venir a América y hacerse americanos y no solo para ganar dinero aquí. Muchos de ustedes están tomando sus lugares. Eso no es justo ni para ellos ni para América.

La verdad es simple: Si ustedes fueran americanos, querrían detener la inmigración ilegal, y si la mayoría de nosotros estuviésemos en su lugar, haríamos lo mismo por conseguir entrar a América. Ni ustedes ni nosotros somos malos. Usted piensa en el bienestar de su familia, nosotros pensamos en el bienestar de nuestro país.

Ahora, un mensaje para los que están aquí legalmente y a aquellos de ustedes que son ciudadanos americanos.

Primero, aunque es lógico que muchos de ustedes simpaticen con la difícil situación de sus hermanos Latinos que están aquí ilegalmente, deben entender que América no puede permitir la inmigración ilegal ilimitada. Esta situación podría crear conflicto entre su mente y su corazón, y entre su herencia étnica y su lealtad a América.

De ser así, sus compatriotas americanos le pedimos que se deje guiar por su mente (y creemos su conciencia) así como su preocupación por América. Si alguien sabe en realidad el generoso recibimiento que Estados Unidos ha dado a los inmigrantes, desde México a Cuba y Suramérica — es usted. Por su propio bien, así como el de América, por favor no se deja llevar y manipular por las políticas de persecución que se utilizan solamente para conseguir cínicamente su apoyo para el partido de Demócrata.

Finalmente, lo más importante: al votar por candidatos del partido Demócrata, usted le da su voto a un tipo de gobierno semejante al que la mayoría de los Latinos han huido. Tomemos a México como ejemplo. El partido Demócrata en cuestiones de más importancia, es en realidad la versión americana del PRI. El PRI gobernó a México por 70 años, acabando con su economía a causa de sus ilimitados gastos pblicos, destruyendo la iniciativa individual, con una burocracia súper inflada, una deuda insostenible y la subsecuente devaluación del Peso mexicano.

Por qué, por el amor de dios, usted querría ver una repetición de lo mismo en América? La razón que América ha sido tan próspera y libre — las mismas razones por las que usted o sus antepasados, así como los antepasados de casi cualquier americano, vinieron a este país — es que América ha tenido un gobierno más limitado y por lo tanto más libre que cualquier otro país en el mundo. El Partido Republicano representa lo que usted o sus padres vinieron a buscar en América — y los motivos que los hicieron salir de México y de otros países: oportunidad individual y responsabilidad individual. Es también el partido que representa sus valores sociales.

Obviamente, el partido Demócrata apela a sus emociones. Pero un voto para el partido Demócrata es un voto para convertir a América en el México del PRI. Un voto para el partido Demócrata es un voto para acabar con el gran logro americano de unir como americanos a los hijos de inmigrantes de todas partes del mundo.

Pragertopia

Listen Commerical FREE  |  On-Demand
Login Join
Advertisement
Advertisement
Advertise with us Advertisement
Advertisement
Advertisement

The Dennis Prager Show - Mobile App

Download from App Store Get it on Google play
Advertisement